El arte del Zero Waste

septiembre 9, 2020

El Zero Waste es una filosofía de vida cuyo objetivo es reducir al máximo los residuos que generamos todos los días. De esta forma no solo vamos a ayudar al planeta, si no que, nos permite vivir con menos cosas materiales y disfrutar lo que tenemos y vivir una vida más rica en momentos. Esta filosofía se sigue la regla de las 5 reglas en el siguiente orden:

  1. Rechazar lo que no necesitamos
  2. Reducir lo que no necesitamos
  3. Reutilizar cambiando los desechables por alternativas reutilizables y comprar de segunda mano
  4. Reciclar aquello que no podemos rechazar, reducir o reutilizar
  5. Rot (compostar)

El ser humano genera una media de 1.2 kg de basura al día, lo que serían 7,000 y 10,000 millones de toneladas de residuos en todo el planeta entre todos lo humanos.  Nos hemos convertido en la generación de usar y tirar, y es justamente aquí, en nuestra cultura de adquirir bienes que compramos, usamos y tiramos continuamente para suplir nuestras carencias emocionales, donde se encuentra uno de los mayores problemas jamás visto antes.

¿Qué podemos hacer nosotros?

1. Rechazar todo aquello que no necesitamos

Esta R la acompañaría de otra R, la erre de Reflexionar. ¿Cuántas cosas son las que realmente necesitamos? ¿y las que son prescindibles, que no nos aportan? Aprender a rechazar es uno de los puntos más importantes. Rechacemos la propaganda, los tickets, las pajitas, bolígrafos comerciales, bolsas de plástico, ofertas que hacen que compremos más de lo que necesitamos, regalos promocionales que no usaremos jamás… rechacemos todo lo que es superfluo en nuestras vidas, todo lo que pronto se convertirá en basura.

Nos podemos hacer varias preguntas antes de aceptar o comprar algo. ¿Realmente lo necesito? ¿Puedo sustituirlo por algo que ya tenga? ¿Lo puedo hacer yo mismo? ¿Me ayuda a reducir la basura o la aumenta? ¿Si no lo compro o lo acepto cambia algo?

2. Reducir lo que necesitamos

Dentro de lo que necesitamos hay muchísimas cosas que ‘no necesitamos’ y que podemos, en la mayoría de los casos, prescindir de ello simplemente reflexionando y consumiendo de manera más responsable y consciente. Y dentro de lo que verdaderamente necesitamos, con tan sólo un poquito de organización, imaginación y una buena dosis de voluntad, podemos reducir al máximo los empaques, envases desechables innecesarios y todo aquello que no nos aporta nada significativo.

Por ejemplo:

Podemos reducir los empaques comprando a granel con nuestras propias bolsas de tela y recipientes.

Dejar de comprar agua embotellada.

Comprar champú y jabón en pastilla.

Fotos de stock gratuitas de adentro, almacenar, bazar, botellas

3. Reutilizar sustituyendo los desechables por reutilizables y comprar de segunda mano

La mayoría de desechables de la actualidad tienen una alternativa reutilizable. Botellas de vidrio o acero, bolsas de tela, maquinilla de acero, pajitas de acero, vidrio o bambú, vasos para llevar el café de bambú, wraps, copa menstrual, compresas de tela, discos desmaquillantes de tela, y un largo etcétera.

Por otro lado, podemos comprar de segunda mano la mayoría de cosas que necesitamos, alargando así su vida útil y evitando malgastar nuevas materias primas para crear cosas que ya existen y que otros no usan ya. Ropa, calzado, muebles, móviles, electrónica, juguetes, etc.

Fotos de stock gratuitas de cepillar, cepillo, cepillo de limpieza, cero desperdicio

4. Reciclar todo lo que no podemos rechazar, reducir o reutilizar

Es una de las últimas opciones porque antes de llegar a esta opción lo ideal es que ya hayamos hecho todo lo descrito anteriormente.

Y volviendo al reciclaje, como bien sabemos ya, éste es ineficaz y no es una solución, sobretodo cuando hablamos del plástico, pero no por ello debemos dejar de hacerlo evidentemente. Reciclemos todos los residuos que no podemos reaprovechar como puede ser papel, vidrio, aluminio, plástico reciclable, etc.

5. Rot (Compostar)

Compostar nuestros residuos orgánicos convirtiéndolos nuevamente en materia prima. Ya sea en casa, en el jardín o a través de la recogida selectiva de tu ciudad, si la hay.

Personalmente me faltan palabras para decir todo lo que me ha aportado esta nueva manera de vivir más consciente.
El cómo se ha simplificado mi vida, el desapego a la materia, la libertad y la felicidad de vivir con menos e invertir mi tiempo en lo que verdaderamente importa, el orden al que me está llevando, tanto a nivel interior como exterior, el agradecimiento que siento cada día por todo lo que nos da la Tierra…
Además, no sólo me ha llevado a buscar la manera de contrarrestar el impacto de mis decisiones de consumo, sino a realizar acciones concretas que permitan sumar.
Y todo ello sólo con vivir respetando la naturaleza y protegiendo la Tierra que tanto nos da sin discriminación.

Por Renata Escobar

— PINTEREST —

— SUSCRÍBETE —

Recibe artículos importantes en tu correo

— SOBRE MÍ —

¡Hola! Soy Renata Escobar, bienvenido a demiparati.net. Tengo 18 años y tengo una ganas inmensas de compartir contigo lo poquito o mucho que se sobre temas de crecimiento personal…


2020 De mi para ti ©

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s